Testimonios Español

[vc_row content_layout=”boxed” equal_height=”” animation_delay=”” disable=”” id=”” class=”” bg_type=”image” bg_image=”” color_overlay=”” enable_parallax=”” enable_pattern=””][vc_column layout=”normal” vertical_align=”top” animation_delay=””][vu_heading style=”1″ heading=”Testimonio: Flor Podesta ” subheading=”Con gusto puedes contactarme: podestaflor@yahoo.com.uk ” alignment=”left” custom_colors=”” class=”m-b-25″][/vc_column][/vc_row][vc_row content_layout=”boxed” equal_height=”” animation_delay=”” disable=”” id=”” class=”” bg_type=”image” bg_image=”” color_overlay=”” enable_parallax=”” enable_pattern=””][vc_column layout=”normal” vertical_align=”top” animation_delay=””][vc_separator color=”black” border_width=”4″][/vc_column][/vc_row][vc_section content_layout=”full” animation_delay=”” disable=”” id=”” class=”vu_parallax-blur-img” bg_type=”image” bg_image=”” color_overlay=”rgba(0,0,0,0.3)” enable_parallax=”” enable_pattern=”” css=”.vc_custom_1592996102221{padding-top: 50px !important;padding-right: 50px !important;padding-bottom: 20px !important;padding-left: 50px !important;background-image: url(https://www.biodentistry.org/wp-content/uploads/2020/06/WhatsApp-Image-2020-06-23-at-5.28.26-PM-2.jpeg?id=5058) !important;}”][vc_row content_layout=”boxed” equal_height=”” animation_delay=”” disable=”” id=”” class=”” bg_type=”image” bg_image=”” color_overlay=”” enable_parallax=”” enable_pattern=””][vc_column layout=”normal” vertical_align=”top” animation_delay=””][vu_carousel items=”1″ items_desktop_small=”1″ items_tablet=”1″ items_mobile=”1″ slide_speed=”200″ pagination_speed=”800″ rewind_speed=”1000″ autoplay=”” navigation=”” rewind_nav=”1″ scroll_per_page=”1″ pagination=”1″ pagination_numbers=”” id=”” class=”m-b-0″][vu_carousel_item class=””][vu_testimonial style=”2″ alignment=”left” image=”5038″ name=”Flor Podesta” position=”podestaflor@yahoo.com.uk ” description=”Hace unos 10 años empecé con diversos problemas de salud de origen inexplicable.

Comenzaron con infecciones en el útero, e intestinales, pero antes de eso la sensación general fue de decaimiento, falta de entusiasmo, un estado de “tener sueño“ todo el día, y a medida que pasaron los meses, una agitación permanente, el pulso acelerado, dolores en las articulaciones y una niebla mental constante que se instaló para no irse.

Podría hablarse también de una forma de depresión, porque en ese estado no me quedaban muchas ganas de vivir, pero mi certeza es que no en de origen psicológico, porque cada vez que tomaba antibióticos me sentía falle y completamente normal, como antes. Después de pasear por todos los médicos ortodoxos de diferentes especialidades, que terminaron por mandarme antidepresivos y antibióticos durante 6 meses por no saber cuál era el problema conmigo, decidí) abandonar la medicina ortodoxa (oficial porque me di cuenta de que no me estaba llevando a ningún lugar bueno, y no ellos tenían ni Idea de lo que me pasaba.

Después de tres meses de antibióticos, con mil efectos secundarios, dejé de tomados (nunca tomé los antidepresivos porque sabia que el problema estaba en mi cuerpo, no en mi mente) y fui a ver a un médico acupunturista súper recomendado en la Ciudad de México, el Doctor Martínez Amor Dese es el nombre real).

Esta persona vio que mi estado de salud era muy malo, que mis órganos no funcionaban bien, y me trató durante tres meses de manera Intensa, hasta sacarme de ese estado de enfermedad constante y dejan,me en un estado más aceptable, aunque nunca bien del todo.

Casi al final del tratamiento, al ver que mi avance en la salud resultaba tan difícil, me dijo ”déjame ver tu boca”. Cuando vio mis muelas llenas de amalgamas, y me preguntó cuántas endodoncias tenia (12 por aquél entonces, desde la adolescencia, me miró muy seriamente y con mucha tristeza me dijo ”hasta que no te quites todo eso de tu boca, hagas lo que hagas, no te vos a curar” .

Me explicó que las amalgamas son un veneno permanente casi radioactivo que se filtra a todo el cuerpo durante años, dañando los órganos y en particular el sistema nervioso, el cerebro, y el sistema inmune. Además, las amalgamas son como pilas eléctricas, así me dijo el Doctor Martínez Amor que interfieren constantemente con las ondas cerebrales. Y que las endodoncias son dientes muertos que son un nido donde habiten millones y millones de bacterias, hongos y virus que se van todo el tiempo al torrente sanguíneo, o que por ser tejido muerto está fuera del alcance del antibiótico.

La única opción seria quitar ese órgano muerto, como uno razonablemente tendría que quitarse un brazo con gangrena, porque es una locura dejárselo pegado al resto del cuerpo sano. (Tuve que dejar de ver a este doctor porque era muy caro y mi economía ya no lo permitía).

En efecto, la sensación que yo tenia todo el tiempo no podía describirse mejor. Un estado de Infección generalizada, sepsis e intoxicación permanente, y una -interferencia- constante en mi estado mental, dificultad pan pensar, incluso pan sentir, pulso acelerado, etc.

Todo esto se quitaba solo cuando tomaba antibióticos (o antifúngicos también). Era la primera vez que escuchaba algo así, y la idea de quitarme 12 muelas y tener que cambiar todas las amalgamas y hacer coronas, etc, me parecía una locura, pensé que tenia que haber otro camino.
” class=””][/vu_carousel_item][vu_carousel_item class=””][vu_testimonial style=”2″ alignment=”left” image=”5039″ name=”Flor Podesta ” position=”podestaflor@yahoo.com.uk ” description=”Durante los siguientes 9 años probé todas las terapias alternativas que existen en este mundo: terapia de imanes, medicina cuántica, diferentes sanciones energéticas, terapia psicológica, ayunos, homeopatía, ayurverda, etc. (ya no recuerdo, fueron tantísimas). Todo me traía una mejoría temporal, pero después todos los males regresaban. Cada tanto tomaba de nuevo antibióticos, y me mejoraba mientras los estaba tomando, pero recala apenas los dejaba de tomar. El último gran síntoma que se acumuló a todos los demás fueron leves crisis epilépticas (nunca convulsiones) y ataques de pánico.

El neurólogo me diagnosticó una -disfunción eléctrica del cerebral-. En la medida de todo esto tuve que rehacerme tres endodoncias (todas a la vez) porque estaban ”mal hecha”, y la verdad es que me negaba a extraer esas muelas y quise probar antes todas las opciones. Entonces hice un gran descubrimiento. Durante la semana que el dentista dejó abiertas las endodoncias con una medicación desinfectante !!Me sentía mejor!! Se levantó mucho de la niebla mental, se relajó la taquicardia, la inflamación abdominal cedió un poco, y me sentía más feliz. El día que regresé al dentista para que terminara (y sellara) las tres endodoncias, al salir del consultorio sentí de repente una gran opresión en el pecho, y como si se apagaran las luces de mi cerebro. En seguida me di cuenta de que lo que pasaba en mis muelas tenla un efecto directo e inmediato en todo mi cuerpo y en mi mente también. En toda mi persona, en todo mi ser, por decido de alguna manera. Fue muy traumático porque significó darme cuenta de que el Dr. Amor tenia razón.

Entonces, leyendo e Investigando, acudí a una terapia médica creada en Alemania, la Terapia Neural, que actúa directamente sobre un sistema nervioso traumatizado, con el objetivo de -resetear- los cortocircuitos de los nervios, y regresando a un funcionamiento normal, mediante pequeñas inyecciones de procaína en -puntos gatillo-. Según este paradigma médico, las amalgamas (por el metal tóxico y el efecto eléctrico), las endodoncias (por la cantidad de bacterias), y los dientes traumatizados, constituyen las “Interferencias“ más graves para el sistema nervioso, procurando problemas a distancia, neurológicos, e incluso psiquiátricos. Y la única forma de solucionados es eliminando la interferencia, es decir, las amalgamas, o los dientes muertos (endodoncias).

Fui con el Dr. Armin Reimers, en la Ciudad de México, médico de la Embajada de Alemania y el mejor terapeuta Neural del país, y una de los mejores de América Latina. Cuando le conté mi caso, me pidió una radiografía panorámica de la boca. Al verla me dijo, podría inyectarte en todo el cuerpo, pero tenemos que hacerlo prueba primero de Inyectarte solamente en tus muelas, para saber si los campos interferentes que te causan todas estos cosas están ahí. Si durante uno o dos días después de lo terapia se van tus sintamos, entonces yo sabemos que tu problema se origino en las muelas. La mejoría va a durar solo dos días porque los campos interferentes continúan allí, hasta que no se quiten la mejoria no puede ser permanente’. Hicimos el experimento y ahí vino la gran revelación. Inmediatamente después de las inyecciones en las raíces de las muelas (unos piquetes muy superficiales que no duelen), todos mis males desaparecieron en segundos. Pero lo más impresionante fue el cambio en mi estado mental. De repente me sentía feliz, concentrada, enfocada, tranquila, relajada, comunicativa, creativa, optimista. Un estado que no experimentaba desde hacia años.

efectivamente, este estado de gracia duró dos dias, y después regresó la nube negra. Fue muy duro darme cuenta de que habla llegado la hora de tomar medidas drásticas.
” class=””][/vu_carousel_item][vu_carousel_item class=””][vu_testimonial style=”2″ alignment=”left” image=”5040″ name=”Flor Podesta” position=”podestaflor@yahoo.com.uk ” description=”En ese periodo me quité unas 6 muelas con odontólogos en la ciudad de México. Mi mejoría fue inmediata (en segundos después de extraída la muela), pero a los 3 meses me sentía muy mal, incluso peor que antes, y me dolía mucho la mandíbula y el maxilar en el sitio de las extracciones. Entonces comencé a leer, en literatura médica sobre la terapia neural, y me enteré de que a veces al quitar una muela que estuvo con infección (endodoncia) durante mucho tiempo, el hueso no se recupera ni se regenera y sigue la infección. Hay una solución, que es la cirugía de cavitaciones, que consiste en volver a abrir el hueso y limpiar toda la zona de una manera especial hasta solo dejar el hueso sano. Esta cirugía solo la practican los dentistas biológicos (los dentistas ortodoxos ni siquiera creen que esto es una posibilidad).

Para hacerla corta, me puse a investigar y descubrí que en México solo existían 3 dentistas biológicos y los 3 (creo) en Tijuana. Estudiando a los tres, el que más me convenció fue el doctor Ornelas. Su manera de trabajar me pareció la más completa, porque también utilizaba ozono para desinfectar, y el precio era razonable. Además tenia el entrenamiento en el protocolo del Dr. Huggins, lo mejor (y lo más realista) en odontología biológica, y trabajaba con pacientes con cáncer y problemas psiquiátricos, y otras muchas calificaciones.

Llegué con mucho miedo a Tijuana, pensando si estaba haciendo lo correcto. El Dr. me recibió en su consultorio impecable, e inmediatamente me hizo sentir una confianza y tranquilidad total. Por primera vez alguien me entendía cuando le contaba mi historia y no pensaba que estaba loca. Y por primera vez alguien me ofrecía una solución permanente y con fundamentos. (NO me tocaba quitarme amalgamas con el Doctor, porque ya me las había quitado antes con dentistas ignorantes, que no tomaron ninguna precaución.

Tuve que desintoxicarme del mercurio de las amalgamas durante años, pero esa es otra historia). Para resumir, en esa ocasión fue una cirugía de cavitaciones, bastante grande porque fueron 3 cuadrantes de mi boca. Durante la misma cirugía, a medida que el doctor limpiaba, iba sintiendo en simultáneo la mejoría. Como si me quitaran 1000 kilos de encima, la niebla mental se iba, la depresión y el nerviosismo se iban, la agitación del corazón, la inflamación abdominal, etc. Luego aplicó el ozono, y algo que me pareció fundamental, el plasma rico en plaquetas fabricado con mi propia sangre, para que la cicatrización fuera casi inmediata.

El trato del doctor es genial, compasivo, inteligente, y se nota que sabe lo que hace. Lo que había sido para mi algo inexplicable y anormal, para él era cosa que veía todos los dios. Eso fue un alivio también (no sentirme tan extraterrestre…).

Salí de allí en un estado abismalmente diferente del que había entrado. Por más que no pude comer por unos días, me sentía feliz, y físicamente muchísimo mejor que en los últimos 10 años. En esa ocasión no me animé a quitarme las 6 muelas con endodoncia que me quedaban, porque era otra decisión muy drástica, ya que casi no iban a quedarme muelas. En el par de años siguientes mi salud se estabilizó bastante, pero siempre tenla recaídas. Me costó mucho decidirme a quitar las endodoncias que me quedaban, y no lo hice todo de una vez, cosa que ahora creo que habría sido mejor, para poder recuperar la salud más rápido.

Fui varias veces a Tijuana para quitar las endodoncias que quedaban, porque el doctor me dio la confianza total de que estaba quitando y limpiando el sitio de la extracción con los protocolos de la odontología biológica, cosa que jamas hace un odontologo – normal- y ya sabia de las consecuencias de extraer una muela sin este método de -cavitaciones-.
” class=””][/vu_carousel_item][vu_carousel_item class=””][vu_testimonial style=”2″ alignment=”left” image=”5042″ name=”Flor Podesta ” position=”podestaflor@yahoo.com.uk ” description=”La solución de mi salud con estas extracciones fue permanente. Fue lo único que funcionó. Puedo decir que en el instante en que cada muela con endodoncia era extraída, mi corazón se liberaba de mil kilos, mi mente ganaba más en claridad y tranquilidad, y mis inflamaciones se sentían disminuir. El efecto de la mejoría es al segundo, porque el cuerpo ( y el cerebro) finalmente se liberan de un peso de bacterias y toxinas infinitas que ha venido cargando durante años.

Además, los ataques de pánico y las crisis epilépticas desaparecieron totalmente. Regresaron mis ganas de vivir y de hacer cosas, y mi salud se va reconstruyendo, y me siento cada vez más estable y más fuerte (y más joven!!!). Tener pocas muelas es obviamente incómodo desde otro punto de vista, pero me sentía tan horriblemente mal antes que si volviera atrás en el tiempo no dudaría ni un segundo en volverlo a hacer. Soy consciente de que hay personas mucho menos sensibles físicamente, o que tienen un sistema inmune a prueba de balas y que pueden aguantar el peso de estas infecciones mucho mejor, o por mucho más tiempo, y tal vez estas personas no van a necesitar recurrir a estas acciones tan drásticas. Pero también sé que hay muchas personas con muchos problemas de salud crónicos, físicos, neurológicos e incluso psicológicos, que tienen su origen en el hecho aberrante y contra todo el sentido común, de tener pegados a 5 centímetros del cerebro uno o más órganos muertos y permanentemente infectados.

Ahora que sé de esto, porque no tuve otra opción que enterarme debido a mi difícil historia, me parece increíble que médicos y odontólogos que estudiaron durante años no admitan esta cuestión tan evidente, aplicando medicamentos y tratamientos inútiles cuando el origen del problema es tan obvio.

Le recomiendo a las personas que están en este mismo proceso, que no tengan miedo, que es mucho pesado y doloroso no tener salud que no tener algunos dientes.

Si no hubiera llegado a mí esta información y no hubiera ido con el Dr. Ornelas, no sé dónde estaría ahora.
” class=””][/vu_carousel_item][/vu_carousel][/vc_column][/vc_row][/vc_section][vc_row content_layout=”boxed” equal_height=”” animation_delay=”” disable=”” id=”” class=”” bg_type=”image” bg_image=”” color_overlay=”” enable_parallax=”” enable_pattern=””][vc_column layout=”normal” vertical_align=”top” animation_delay=””][vu_heading style=”1″ heading=” Testimonio de: Jorge A. Vázquez / 37 años – Oct- 2016.” subheading=” Con gusto puedes contactarme: gavazquez_im@hotmail.com ” alignment=”left” custom_colors=”” class=”m-b-25″][/vc_column][/vc_row][vc_row content_layout=”boxed” equal_height=”” animation_delay=”” disable=”” id=”” class=”” bg_type=”image” bg_image=”” color_overlay=”” enable_parallax=”” enable_pattern=””][vc_column layout=”normal” vertical_align=”top” animation_delay=””][vc_separator color=”black” border_width=”4″][/vc_column][/vc_row][vc_section content_layout=”full” animation_delay=”” disable=”” id=”” class=”vu_parallax-blur-img” bg_type=”image” bg_image=”” color_overlay=”rgba(0,0,0,0.3)” enable_parallax=”” enable_pattern=”” css=”.vc_custom_1592996625190{padding-top: 50px !important;padding-right: 50px !important;padding-bottom: 20px !important;padding-left: 50px !important;background-image: url(https://www.biodentistry.org/wp-content/uploads/2020/06/WhatsApp-Image-2020-06-23-at-5.28.28-PM.jpeg?id=5073) !important;}”][vc_row content_layout=”full” equal_height=”” animation_delay=”” disable=”” id=”” class=”vu_parallax-blur-img” bg_type=”image” bg_image=”” color_overlay=”rgba(0,0,0,0.1)” enable_parallax=”” enable_pattern=””][vc_column layout=”normal” vertical_align=”middle” animation_delay=”” el_class=”vu_parallax-blur-img”][vu_carousel items=”1″ items_desktop_small=”1″ items_tablet=”1″ items_mobile=”1″ slide_speed=”200″ pagination_speed=”800″ rewind_speed=”1000″ autoplay=”” navigation=”” rewind_nav=”1″ scroll_per_page=”1″ pagination=”1″ pagination_numbers=”” id=”” class=”m-b-0″][vu_carousel_item class=”” css=”.vc_custom_1592995917131{background-color: rgba(255,255,255,0.05) !important;*background-color: rgb(255,255,255) !important;}”][vu_testimonial style=”2″ alignment=”left” image=”5038″ name=” Alberto Vazquez. ” position=” Ingeniero Mecánico / gavazquez_im@hotmail.com ” description=”Saludos, le envió mi testimonio Buen día Dr. Ornelas

¿Como ha estado? Espero muy bien y que todo siga excelente.
Yo muy bien, después de la extracción cero efectos secundarios, solo algunas molestias en la mandíbula, creo que debido a tanto tiempo de tener abierta la boca para los procedimientos que me han hecho a lo largo de 5 semanas, espero pronto aminoren, pero sobre todo muy tranquilo gracias a la remoción segura de las amalgamas. Mi salud en general ha mejorado y sobre todo mi sistema digestivo está muy bien.

Le envió la primer parte de mi historia relacionada al mercurio y mi salud bucal.

Hace 7 meses (en octubre del 2016) comencé con molestias en mi tórax, fuertes dolores de cabeza y también algunas veces en mis brazos, pero no le di importancia, creí que era por falta de vacaciones o ejercicio. En el transcurso de esa semana me toco revisión médica, resultando en que tenia triglicéridos altos. Derivado de los resultados me sometí a varias revisiones medicas, en las que se descartaron los triglicéridos altos en un análisis de sangre completo, lo que resulto fue que tenia colesterol alto y acido úrico también alto, y entonces un medico me receto para bajar el colesterol, omeprazol y ansiolíticos, por me dijo que estaba estresado, lo que en parte si fue cierto, pero no creo que fuese factor en mis males.

Además me solicitó que me ejercitara y que cambiara mi alimentación. Después de 4-1/2 meses todo muy bien, alimentación sana (muchas frutas y verduras), las molestias se me habían quitado, aunque no me tome toda la medicación (siempre he ido en contra de los medicamentos, solo en casos de lenta recuperación), pero a finales de enero (del 2017) comencé nuevamente a sentir unas molestias muy fuertes en el abdomen, y un dolor punzante debajo del tórax, por lo que decidí ir nuevamente al médico, pero antes solicité análisis de sangre para colesterol y ácido úrico, los que ahora quedaron dentro del rango normal.

Con resultados en mano, fui a nueva revisión medica, de la que resulto en diagnostico de gastritis y reflujo gástrico, por lo que me recetaron medicamento para gastritis y se repitió nuevamente ansiolíticos y ahora si me tome toda la medicación (a excepción de 4 días por que me perjudico a la digestión los medicamentos). En tres semanas la recuperación fue buena, pero fue entonces cuando sucedió mi encuentro con el mercurio. ” class=””][/vu_carousel_item][vu_carousel_item class=””][vu_testimonial style=”2″ alignment=”left” image=”5039″ name=” Alberto Vazquez. ” position=” Ingeniero Mecánico / gavazquez_im@hotmail.com ” description=”Mi encuentro con la farsa de las ”amalgamas de plata”

Durante una nueva revisión de rutina en mi trabajo todo salió excelente, pero ya casi para acabar la medico me reviso la boca y me dijo algo que no olvidare ”tienes amalgamas de mercurio”, ante lo cual yo quede sorprendido, fue cuando me explico que las amalgamas contenían mercurio y otros metales.

En preparatoria yo opte por la especialidad para medicina, pero desistí por que note que no tenía vocación, por lo que me oriente a la ingeniería, y con esos fundamentos, a los 37 años ya sabia que el mercurio era toxico. Pero, cuando me colocaron las últimas amalgamas (aproximadamente 15 años), me dijeron que eran”amalgamas de plata”, previamente ya me hablan colocado 2 cuando tenia 18 años, pero no recuerdo si me comentaron eso.

Entonces investigue nuevamente los efectos derivados de tener amalgamas de mercurio y mi sorpresa fue que muchas de las patologías que sufrí, y también otras a las que no les habla prestado atención, como dolor en huesos, pequeños temblores, dolores musculares y mi sistema inmunológico estaba mal (en ocasiones duraba 1 mes enfermo de garganta y gripa) se presentaban como síntomas de tener intoxicación por mercurio.

Decidí entonces ir al dentista para que removieran las amalgamas, también ya habla leído que era perjudicial si no las removían de manera adecuada y entendía que habla un procedimiento recomendado, pero estaba escéptico, creí que era muy irreal que el mercurio pudiera evaporarse durante la remoción. Consulte a varios dentistas, pero todos me dijeron que el procedimiento era el común que utilizan para remover las caries, sin ningún tipo de protección adicional, solamente enfriar la pieza dental para evitar el calentamiento de la misma pero por protección del nervio, para evitar “quemarlo“.

Primer remoción de amalgama (sin ningún protocolo seguro) Entonces decidí que removieran una amalgama relativamente grande, casi de la mitad en volumen de mi primer molar. El dentista tardo alrededor de 5 min. para la remoción, utilizo mucha agua, no muy fría. inclusive creo que me pase un poco del polvo que se genera, procure no respirar por la boca.

Después de la remoción todo bien, me enjuague la boca con bastante agua, también la cara, fui a casa y sin ningún problema. Al siguiente día me levante bien, sin ningún síntoma, entonces creí que todo salió muy bien y no exista riesgo en el método de remoción. Pero, alrededor de las 10:00 a.m me comencé a sentir un poco extraño, mis pensamientos un poco nublados, como un tipo de fiebre intermitente, algo de escalofríos, muchas molestias en mi garganta, prácticamente en un momento pase de estar bien a mal.

Estaba en el trabajo, ese día no la pase bien y las molestias no se quitaban, Salí temprano del trabajo, fui e casa a descansar porque creí que estaba enfermando de gripa o tos (en mi comúnmente los síntomas de gripa y los son muy fuertes, no me dejan hacer mi vida normal).

Al siguiente dio igual, me sentí muy raro, pero no como si me fuese a enfermar, pero ahora con molestias en mi cuerpo, pero no eran los síntomas comunes de gripa y tos, entonces note que en verdad la remoción de amalgama sin precaución si me afecto. ” class=””][/vu_carousel_item][vu_carousel_item class=””][vu_testimonial style=”2″ alignment=”left” image=”5040″ name=” Alberto Vazquez. ” position=”Ingeniero Mecánico / gavazquez_im@hotmail.com ” description=”Prácticamente dure con los síntomas extraños durante 15 días, del estrés que viví me provoco el retorno de la gastritis y reflujo, muy fuertes. Después de la segunda semana tuve varias molestias en mis extremidades y dolores de cabeza, también mucha frialdad o sensación de que no producía calor mi cuerpo y yo no soy friolento.

Durante la duración de los síntomas extraños no me enferme de gripa o tos, por lo que los síntomas no fueron derivado de enfermedades comunes, simplemente fueran debido a la exposición súbita del mercurio liberado durante la extracción con un método no adecuado. Buscando un dentista calificado para remoción segura de amalgamas Después de esta experiencia decidí asistir a un dentista biológico, ya que investigando son los únicos que se toman en serio la contaminación por el mercurio de las amalgamas.

Investigue a varios y el que más me convenció fue el Dr. Carlos Ornelas, en Tijuana. Lo contacte por e-mail y me llamo por teléfono, me explico a detalle que es lo que me paso y lo que sucede con la contaminación por mercurio, y principalmente le agradezco que me escucho y entendió mi problema, por lo que decidí visitarlo.

Al llegar a su consultorio note principalmente que es de lo mas pulcro y equipado que haya visto, sus codificaciones avalan su conocimiento en el tema (además de que ya experimento la intoxicación por mercurio) y su procedimiento y equipo para la remoción de las amalgamas es el adecuado para este trabajo, varia en algunos aspectos de lo que había leído, pero esta perfeccionado por él y con un sentido lógico, ya que me explico que es lo que hace en cada etapa, la función de cada equipo y los cuidados requeridos. aparte de que no soy el primer paciente que atiende para remover las amalgamas por lo que ya obtuve bastante experiencia en estas situaciones.

Después de le extracción de amalgames me senil muy aliviado física y emocionalmente, además de que el Dr. Ornelas es un profesional que se conecta y entiende a sus pacientes, y su asistente Angélica es de las personas más amables y encantadoras que me ha tocado en atención en un consultorio médico, sin lugar a dudas de las mejores personas que se pueden encontrar en atención a la salud, porque te ven como una persona que requiere de su ayuda.

Gracias a Dios, hace un año no me removí las amalgamas (tuve unos problemas que me orillaron a redirigir mi economía, ya que no sable que contenían mercurio, si una amalgama mal removida me produjo lo que viví, ahora no se qué hubiera pasado conmigo al remover 3 de manera consecutiva, Inclusive también le doy muchas gracias a Dios que evite también una endodoncia Porque ya me di cuenta de cómo afecta.

Mis comentarlos acerca de mi experiencia vivida Después de lo que viví con la extracción de las amalgamas, hago una invitación a todas les personas que pasan por algo similar a que visiten un dentista biológico calificado como el Dr. Ornelas (ya que son entrenados para ver a los dientes como una parte viva de su cuerpo y no solo como un pedazo de materia dentro de la boca), pero no solamente por el tema de las amalgamas, en general conocen muy bien acerca de como la salud bucal afecta a la salud general, ya que los dientes son una parte muy importante del cuerpo, no son solamente unas piezas duras que se pueden manipular sin la preocupación de cómo afecta al resto del cuerpo, ya que un trabajo mal hecho en estas piezas importantes seguramente perjudicaran a la salud general (investiguen un poco acerca del Dr. Weston Price para que descubran acerca de lo que les hablo). ” class=””][/vu_carousel_item][vu_carousel_item class=””][vu_testimonial style=”2″ alignment=”left” image=”5042″ name=” Alberto Vazquez. ” position=”Ingeniero Mecánico / gavazquez_im@hotmail.com ” description=”Por lo que si sufren de dolencias que no tienen explicación, los invito a que revisen primero que tal esta su salud bucal, ya que se puedan esconder muchos trastornos en unos dientes que luces “sanos” o en una reparación en la que no se tuvo el cuidado adecuado (entre ellas que les colocaron amalgamas, si les han hecho remoción de dientes-molares o una endodoncia). Por ejemplo recientemente lei un poco de lo que puede producir una endodoncia (relacionado a lo que mencione acerca del Dr. Weston Price) y es más que lógico sus deducciones, algo muerto dentro del cuerpo (lo que técnicamente es un diente con endodoncia, una pieza dental muerta) no es muy bien visto por el sistema inmune, por lo que de esto se pueden derivar problemas graves en la salud.

Dr. Ornelas es el único dentista biológico que he localizado en México con una experiencia y conocimiento que garantizan que el trabajo sobre sus dientes serán hechos de manera excelente. Muy pocos dentistas convencionales pueden lograr ese nivel si no se preocupan en ver a los dientes como una parte viva y como son afectados por los tratamientos que elaboran (si tienen uno felicidades, porque es difícil encontrar uno), por lo que es importante difundir la existencia de dentistas biológicos como el Dr. Ornelas para que la gente que busque no solamente un profesional de la salud dental muy bien capacitado, sino también a una persona preocupada por entender su problema pueda encontrar una salida, y así a futuro cuando se conozca mas de ellos, existan más dentistas convencionales que se capaciten para ser dentistas biológicos en nuestro país.

Primera Semana después da la extracción segura de amalgamas: Todo muy bien, no experimente las secuelas que experimente antes, cero molestias en mi salud, inclusive note mejoría en mis síntomas de gastritis, ya que no comía irritantes antes de ir con el Dr. Ornelas, por que inmediatamente me dolía el estomago, y las molestias en el abdomen prácticamente desaparecieron, creo que mi digestión ha mejorado de manera notable, y el reflujo ya está prácticamente controlado.

Lo único que tengo es dolor para abrir la mandíbula (tal vez sea por tener tanto tiempo la boca abierta) que espero se me quite pronto porque no me deja comer cómodamente. Mi sistema inmune mejoro. ya que el fin de semana después de la extracción segura (que fue un miércoles) me enferme de la garganta por una alergia, pero no de le manera que comúnmente me enfermaba ya que antes prácticamente no tenia energías y los síntomas eran exagerados ante cualquier gripa o tos, y ahora no me ataca como antes.

Espero que la mejora sea más notoria en la segunda semana, las mantendré informados.
La siguiente semana le envió este testimonio en ingles.

Hasta Pronto.
” class=””][/vu_carousel_item][/vu_carousel][/vc_column][/vc_row][/vc_section]