Fue en 2012 que Dios nos dio la sabiduría para entender lo que estaba sucediendo con los problemas dentales que estábamos pasando.

 

A mi madre le habian dicho que eran problemas de aseo en su boca por lo cual tenía ya varios años sangrando sus encías, pero a pesar de que ella seguía sus protocolos de limpieza dental que le recomendaron los dentistas, incluido el hilo dental y cepillos especiales y masajes, los sangrados no cedían.

 

También yo estaba padeciendo problemas de salud, 5 años antes aproximadamente  me habían realizado una endodoncia y siempre me estuvo dando problemas, desde que no quedaba bien la altura de la corona, hasta que se despegaba, me dolía al masticar y finalmente empecé también a sentir un dolor terrible de dia y noche en ese lado de la cabeza, con vertido, que me tenia incluido con el cuello torcido y no me permitía descansar. Busqué muchísimas opiniones tanto de odontólogos, que me decían que todo estaba bien, que la endodoncia estaba solamente un poco corta, pero que estaba bien y también otorrinos que me comentaban que mi oído estaba excelente. Desesperada y pensando que quizá pudiera ser la endodoncia el problema, les pedí a varios dentistas que me extrajeran la pieza con la endodoncia, mas ninguno de ellos quiso hacerlo, pues me decían que ese no era el problema y que todo estaba bien.

 

Bendito Dios, el que nos puso en el camino un libro que nos abrió el horizonte y ahí entendimos los riesgos de las endodoncias, las amalgamas y en general de todos los metales en la boca y también nos puso en contacto con un magnífico dentista biológico, el Dr. Ornelas, el cual retiró todas las amalgamas, endodoncias, etc. de los dientes de mi madre y los míos, efectivamente todos nuestros problemas desaparecieron en unas semanas después del proceso normal de recuperación de las cirugías.

 

A partir de ahí y viendo los excelentes resultados, dimos gracias a Dios y también recomendamos a toda mi familia y conocidos que se atendieran con el Dr. Ornelas. Desde entonces mi esposo, mi hermano, mi cuñada y mis hijos han sido atendidos por él con excelentes resultados. Recomiendo ampliamente al Dr. Ornelas pies no solo tiene el equipo especializado que se requiere para hacerlo, sino una amplia experiencia y un trato humano excelente, sin mencionar que los precios son muy razonables comparados con los dentista biológicos en otros países.

 

Saludos cordiales,

 

Claudia Martínez.